El derecho al olvido y a la muerte digital

Según datos extraídos de La Vanguardia, cada minuto mueren 3 usuarios de Facebook. ¿Qué pasa con todas las fotos, imágenes y textos que han compartido? ¿Y sus mails, twits, entradas y comentarios en blogs?

En Francia se han dotado de un marco legal para regularizar internet. La ley para una República Digital se aprobó en el Parlamento y tiene la finalidad cubrir algunos de los vacíos legales, no todos, pero sí los más importantes, como por ejemplo, “el derecho a la muerte digital” por el que todas las personas podrán coordinar, antes de su muerte, la gestión de sus datos personales online. Cada usuario designará a una persona (no necesariamente de la familia) que será su heredero digital, que podrá acceder a sus cuentas y borrar o conservar lo que le haya solicitado el interesado.

La ley francesa también se ha preocupado por el “derecho al olvido” para los menores, o lo que es lo mismo, el derecho a la eliminación de los datos subidos a internet para tener la posibilidad de generar una segunda vida en la red. Los adolescentes muchas veces no tienen conciencia de los riesgos a los que se exponen. En España las cosas son distintas, según la ley de Protección de Datos (diciembre 1999): “Para reclamar que se borren contenidos indeseados o publicados sin el consentimiento del usuario, estos no deben colisionar con el interés informativo”.

derecho-a-la-muerte-digital

Según abogados especializados sería necesaria una ley a nivel estatal y un criterio con las mismas bases a nivel europeo para asegurar el “derecho a la muerte digital” y el “derecho al olvido”.

Las redes sociales ofrecen sus alternativas ante la muerte. Solicitan demostrar el parentesco o una relación cercana y el certificado de defunción para dar de baja a un usuario cuando muere. Facebook y Google han activado el rol del “heredero digital” y proponen soluciones más complejas como un homenaje a la persona fallecida. Tras un período, la cuenta desaparece de la circulación online pero los datos pertenecen a la plataforma.

Como es habitual, pequeñas empresas, start-up o aseguradores han visto un filón y un claro nicho de mercado. Actualmente, están proliferando las organizaciones que se ocupan de gestionar el testamento digital.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR